Características de los delfines

Características de los delfines

Características de los delfines

Los delfines son animales mamíferos clasificados bajo el orden de los cetáceos odontocetos, junto con los narvales, las orcas, los cachalotes y los zífidos. Al mismo tiempo, también encontramos delfines de agua dulce o delfines de río, y los delfines de agua salada o delfines oceánicos. Al ser mamíferos acuáticos, significa que poseen respiración pulmonar, la cual realizan en la superficie del agua, por medio de un espiráculo en la parte superior de su cabeza, muy similar a las fosas nasales de los mamíferos terrestres.

La dieta de estos animales es exclusivamente carnívora, y para poder alimentarse, disponen de una serie de colmillos o piezas dentales afiladas que se reparten a lo largo de sus mandíbulas inferior y superior (entre 20 y 50 dientes en cada mandíbula según la especie). Por otra parte, un rasgo marcado de los delfines es su alta sociabilidad, llegando a habitar en grupos de hasta 12 miembros. Gracias a esta cualidad, pueden apoyarse mutuamente durante la etapa de alumbramiento, en los momentos de peligro, e incluso, a la hora de alimentarse.

Características físicas de los delfines

Características físicas de los delfines

La disposición de sus aletas y la forma fusiforme de su cuerpo en general, les permite a los delfines desplazarse con gran agilidad y velocidad dentro del agua, incluso cuando se trata de largas distancias. Los delfines poseen un par de aletas a cada lado de su cuerpo, y una aleta trasera o caudal, que les permite mantener la dirección del movimiento.

Entre las diferentes especies de delfines que se conocen en nuestro planeta, no existen grandes diferencias anatómicas, variando en algunos casos su tamaño (desde uno hasta cuatro metros) en dependencia no sólo de la especie, sino también de las condiciones del medio donde se encuentre. La piel lisa y carente de pelaje, es otro de los rasgos comunes que les asegura a estos animales un mayor desplazamiento en el medio acuático, aunque su color también varía ligeramente entre los tonos azul y gris dependiendo de la especie.

Por otra parte, el sistema de ecolocalización de los delfines también ha sido objeto de estudio por parte de los seres humanos, ya que estos animales son capaces de recibir el eco de las ondas sonoras que emiten para orientarse bajo el agua o localizar a sus presas. En algunas especies como el Delfín del Ganges, esta característica es esencial para su supervivencia, pues además de poseer una visión escasa o nula, el medio donde habitan no les permite utilizar este sentido.

Finalmente, es necesario destacar que la capacidad cerebral de los delfines es un rasgo asombroso del que mucho se ha abordado a lo largo de la historia.

Anatomía de los delfines

Delfines de agua dulce

Como mencionábamos al comienzo, en la naturaleza también existen delfines de agua dulce, conocidos científicamente como platanistoideos. Estos animales comparten las mismas características que sus parientes de agua salada, pero su distribución se centra en los lagos, estuarios, ríos y cursos fluviales. No obstante, un rasgo distintivo de esta superfamilia de odontocetos es que apenas poseen visión, y en cambio, presentan un hocico alargado, sumamente útil a la hora de capturar a sus presas. Además, la mayoría de las especies dentro de este grupo poseen las vértebras cervicales separadas, lo que les permite moverse con mayor facilidad dentro del agua. Al mismo tiempo, estos animales poseen una aleta dorsal poco desarrollada, y la mayor parte del tiempo, habitan en las profundidades de los ríos, especialmente en algunas zonas del planeta como el río Indo, Ganges, Yangtsé, Amazonas y el río de la Plata.

Características comunes de los delfines

En primer lugar, cabe destacar que los delfines, a excepción de la Antártida o el Ártico, habitan en todos los mares y océanos de nuestro planeta. Su gran capacidad de adaptación les ha permitido sobrevivir en los más diversos escenarios, aunque en este sentido, las regiones de distribución más pobladas son las zonas cálidas y templadas, ya que aquí es donde encuentran la mayor cantidad de alimentos para su existencia y desarrollo.

Al mismo tiempo, la reproducción de los delfines es bastante similar entre las distintas especies. Luego de la etapa de cortejo y los juegos previos, estos animales realizan la cópula y posteriormente, transcurre un período de gestación que puede tomar entre 10 y 17 meses según la especie. Generalmente, los delfines dan a luz a una sola cría, a excepción de algunas especies de menor tamaño que pueden alumbrar hasta dos crías en un solo parto. Para los delfines que acostumbran a vivir en grupo, un rasgo común es la protección que establecen sus miembros en torno a la hembra embarazada durante todo el período del parto.

Delfines de agua dulce

Una vez que nacen, las crías se alimentarán exclusivamente de leche materna durante los primeros meses de vida.

Por otra parte, con respecto a la alimentación, los delfines se caracterizan por poseer una dieta carnívora, tanto en las especies de agua dulce como en los ejemplares oceánicos. Para poder alimentarse, estos animales son capaces de clausurar sus vías respiratorias bajo el agua y extender su hocico para capturar a las presas. Pequeños moluscos y crustáceos, así como pulpos y peces, son algunas de las presas comunes que integran la dieta de los delfines.

Por último, las habilidades sociales de los delfines es una característica que comparten la mayoría de las especies dentro de este grupo, a excepción de los delfines de río, que presentan costumbres solitarias y raras veces se les puede ver en pareja. Se conoce que cuando un miembro del grupo se encuentra enfermo o a punto de fallecer, el resto de sus compañeros le acompaña en todo momento, e incluso, lo impulsan hacia la superficie para que pueda respirar. Esto también tiene que ver con la notable inteligencia de estos animales, capaces de establecer sorprendentes estrategias de caza en grupo, así como mantener un sistema de comunicación muy efectivo.

¿Cuánto mide un delfín?

¿Cuánto mide un delfín?

Los delfines quizás sean los animales marinos que más gustan a la mayoría de las personas. Sin embargo, por lo agitado de nuestra vida, muchos de los que nos declaramos fans de los delfines conocemos bien poco de ellos. Probablemente no nos hemos detenido mucho a leeral respecto y estudiarlos.

Si este es el caso, conocer cuánto mide un delfín es una excelente forma de iniciar el aprendizaje.

Un tamaño promedio

Del mamífero acuático que nos ocupa existen diferentes variedades o especies, no todas tan tiernas ni propensas a interactuar con las personas como Flipper u otros delfines famosos.

El promedio del tamaño de un delfín, sacado a partir de las longitudes promedio de cada una de esas especies, gira en torno a los cuatro metros y medio, mientras que el peso se acerca a las tres toneladas. No obstante, para tener datos más certeros, veamos ejemplos concretos.

Variedad de especie y tamaño

Los delfines comunes tienen una longitud promedio de dos metros. Por su parte, los fluviales chinos pueden alcanzar los dos y medio, mientras que el delfín de la Plata no suele rebasar el par.

En cuanto al mular, el más conocido por su presencia en acuarios, pueden extenderse de dos a cuatro metros, mientras que ese bello pero enorme delfín que es la orca, porque no es una ballena sino la mayor especie de delfín, puede medir hasta nueve metros en el caso de los machos, y pesar más de cinco toneladas y media. Descomunal, ¿verdad?

Compártelo en tu red social: